#Nos Queremos Igual

Necesitamos reconocer TODAS las formas de familia

La familia y los vínculos familiares tienen un rol fundamental, profundo y muy íntimo en la tradición y cultura de los países en nuestra región. En el gran recorrido para la igualdad que aún tenemos por delante, reconstruir una imagen más real de las estructuras familiares para garantizar sociedades más justas, diversas e incluyentes para todxs, es el desafío que nos aúna.

Las definiciones de familia suelen ser variadas y lo más común es definirla por los vínculos sanguíneos existentes, lo que hoy deja de ser totalmente acertado. La diversidad de formaciones familiares como familias ensambladas, homoparentales, monoparentales, padres putativos o relaciones de pareja, llevan a un sinfín de fórmulas para la formación de un hogar. Una de las definiciones -más actuales- es definir familia por la estructuración del hogar en el cual convivimos ya que el valor social de ella radica en sus funciones dentro de la sociedad: “Desde su origen, la familia tiene varias funciones que podríamos llamar universales, tales como: reproducción, protección, la posibilidad de socializar, control social, determinación del estatus para el niño y canalización de afectos, entre otras. La forma de desempeñar estas funciones variará de acuerdo a la sociedad en la cual se encuentre el grupo familiar” (1) . A partir de esta definición entendemos la importancia de la familia a lo largo de la vida de la persona y como base de la sociedad, sin embargo se identifican diversos grupos que hoy pueden verse vulnerados en sus derechos o incluso con problemáticas poco visibilizadas y sin respuestas estatales.

 

Personas LGTBIQ+

Actualmente de los 13 países de Latinoamérica, solo 4 de ellos (Argentina, Uruguay, Brasil y Colombia) (2) permiten la adopción homoparental. Teniendo en cuenta el artículo 16 sobre la familia de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (3) : “La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado”. Las legislaciones de otros países como Paraguay, Guyana, Chile, Ecuador, Perú, Surinam y Venezuela no garantizan en igualdad de condiciones este derecho -base para la constitución de familias plenas y libres- a sus ciudadanos por no incluir en su legislación al matrimonio igualitario.

Los datos de familias homoparentales son difusos debido a que los censos de población en América del sur no incluyen estos relevamientos, además las parejas del mismo sexo no suelen hacer pública sus relaciones en estas encuestas. En Brasil, el 0,1% de los hogares se declararon como familias homoafectivas (58.000 casos - IBGE, 2010); en Chile de acuerdo a datos no oficiales (4) , en el 2012 se registraron 34.976 parejas convivientes del mismo sexo; y en Venezuela (5), se observaron en el 2011 entre 4.000 y 6.000 parejas de este tipo. En Argentina desde la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario el 15 de julio de 2010, se celebraron más de 20.000 uniones (6). Por otro lado, las personas trans y travestis también se enfrentan a múltiples vulneraciones de sus derechos vinculados a sus relaciones familiares. En primer lugar, son excluidxs de sus hogares a temprana edad, por lo que son privadxs de convivir y acceder a la protección de la familia. En segundo lugar, al denegarse su identidad de género, se vulnera el acceso al efectivo goce de derechos, muchos vinculados al ejercicio de su paternidad/maternidad cuando ya tienen hijxs y otros vinculados a la negación de permitir conformar un hogar mediante la adopción. En vistas de estas situaciones de vulneración de derechos, diversos organismos de la Organización de Estados Americanos (OEA), han instado a los países miembros para que reconozcan los derechos humanos a las personas LGBTIQ+ en sus normativas estatales. Así, en 2017, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, emitió la Opinión Consultiva 24/17 (7) , en la que se reconoce el derecho a la igualdad y no discriminación por orientación sexual e identidad de género, así como el derecho al reconocimiento de la identidad de género y la obligación estatal de adecuar los procedimientos para habilitar el cambio registral de la identidad de género autopercibida, y por último, se explaya sobre la protección de las familias diversas. En esta opinión consultiva, estableció que “La Convención Americana protege, en virtud del derecho a la protección de la vida privada y familiar (artículo 11.2), así como del derecho a la protección de la familia (artículo 17), el vínculo familiar que puede derivar de una relación de una pareja del mismo sexo. La Corte estima también que deben ser protegidos, sin discriminación alguna con respecto a las parejas entre personas heterosexuales, de conformidad con el derecho a la igualdad y a la no discriminación (artículos 1.1 y 24), todos los derechos patrimoniales que se derivan del vínculo familiar protegido entre personas del mismo sexo. Sin perjuicio de lo anterior, la obligación internacional de los Estados trasciende las cuestiones vinculadas únicamente a derechos patrimoniales y se proyecta a todos los derechos humanos internacionalmente reconocidos, así como a los derechos y obligaciones reconocidos en el derecho interno de cada Estado que surgen de los vínculos familiares de parejas heterosexuales” (8). Por otro lado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en diciembre de 2018, publicó un informe de análisis de la situación de los derechos de las personas LGBTI en los países miembros de la OEA, en el cual incorporó una serie de recomendaciones a los estados. Entre esas recomendaciones se puede destacar la que insta a los estados a “Establecer legislaciones, programas y directrices que protejan a las familias diversas formadas por parejas del mismo sexo” (9), y “Reconocer legalmente las uniones o el matrimonio de personas de mismo sexo, otorgando los mismos derechos conferidos a las parejas de sexos diferentes, incluidos los derechos patrimoniales, y todos los demás que deriven de esa relación, sin distinción por motivos de orientación sexual, identidad de género, so pena de configurar violaciones a los derechos de igualdad y no discriminación” (10). De este modo, se evidencia el avance en el reconocimiento de los derechos humanos a las personas LGBTIQ+ a nivel internacional, sin embargo, en muchos países de la región persisten legislaciones y prácticas sociales que discriminan a las familias diversas. Otros países, como Argentina y Uruguay, han sido pioneros en el reconocimiento legal de derechos, pero aún persisten denegaciones y prácticas sociales discriminatorias.

 

  

En campaña por TODAS las familias

El trabajo de difusión y concienciación en redes sociales es clave para la región en este momento de amenazas de retrocesos en los derechos conquistados, así como en la dificultad de avanzar en políticas públicas. Para esto contamos con página en Facebook como “Nos Queremos Igual” donde además de destacar fechas especiales importantes relacionadas a derechos humanos y familia, lxs usuarixs pueden demostrar su apoyo cambiando su foto de perfil aplicando un filtro específico de la campaña (se debe cambiar la foto de perfil, elegir la opción “marcos” y en el buscador teclear el nombre de la campaña).

También contamos con presencia en Twitter -@queremosigual- donde a través de imágenes originales -que retratan la diversidad- va adquiriendo peso el hashtag #NosQueremosIgual. En Instagram -@nosqueremosigual- vamos ganando seguidores día a día y nuclea la comunidad diversa de América Latina. Así también las familias diversas que lo deseen pueden adherirse a la campaña subiendo una fotografía familiar bajo el mencionado hashtag.

Toda la información y actividad de la campaña se reúne en esta web nosqueremosigual.com donde además están disponibles juegos en línea de reflexión en la sección principal sobre el concepto de familia.

Además como parte de la campaña se otorga libre acceso a organizaciones a materiales gráficos digitales como vídeos, gráficas de fechas especiales o flyers digitales, y materiales impresos como afiches, refugios, vía públicas o banners.

 

Contacto

  • Por correo electrónico a: nosqueremosigual@gmail.com
  • Para ver galería de materiales gratuitos: https://bit.ly/materialesNQI
  • Para suscribirse al newsletter de la campaña: https://bit.ly/newsletterNQI

 

Bibliografía

  • 1 Definición de Pérez Lo Presti, A y Reinoza Dugarte, M, 2011. P. 629
  • 2 Ver Wikepedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Diversidad_sexual_en_Am%C3%A9rica_Latina_y_el_Caribe?fbclid=IwAR3dqFh5wJBL- 8QtlsGhP0zGqI5_javQvLqN9N3hzHyF3WuIrwjcBtPvwSU
  • 3 Ver: https://dudh.es/tag/familia/
  • 4 Ver en línea: http://www.emol.com/noticias/nacional/2013/04/02/591398/movilh-festejaque-mas-de-34-mil-chilenos-reconocieran-en- censo-que-conviven-con-parejas-del-mismo-sexo.html.
  • 5 Declaraciones del subcoordinador del censo de 2011, véase [en línea] http://contraelreloj. com/2012/08/ine-en-venezuela-hay-entre-4- mil-y-6-mil-parejas-homosexuales-globovision-com/.
  • 6 Ver en: https://www.dw.com/es/el-matrimonio-igualitario-en-argentina-cumple-10-a%C3%B1os/a-54189368#:~:text=Argentina- ,El%20matrimonio%20igualitario%20en%20Argentina%20cumple%2010%20a%C3%B1os,sudamericano%2C%20pionero%20en%20Am% C3%A9rica%20Latina.
  • 7 https://www.corteidh.or.cr/docs/opiniones/seriea_24_esp.pdf
  • 8 Corte Interamericana de Derechos Humanos, Opinión Consultiva Nº 24/17, pág. 79/80.
  • 9 Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Avances y desafíos hacia el reconocimiento de los derechos de las personas LGBTI en las Américas: Aprobado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el 7 de diciembre de 2018. OEA/Ser.L/V/II.170 Doc. 184. Pág. 140.
  • 10 Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Avances y desafíos hacia el reconocimiento de los derechos de las personas LGBTI en las Américas: Aprobado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el 7 de diciembre de 2018. OEA/Ser.L/V/II.170 Doc. 184. Pág. 141.

Y tu familia ¿cómo es?

Compartí tu historia en:

#NosQueremosIgual